Look forward to all the chances to get hurt again

K.H.

“move on,
hearts will inevitably break as they are wont to do,
you can stay away from love if you think it will help, but people will leave, and die, and betray
write it down. draw a picture. sing a song.
or do the english thing and go get laughed at by those that remain.
all manner of brainly ills can be cured with cups of tea, a particularly strong breeze,
or the words “i’m still here” even if the word that echoes is “still”
dwelling is the deadliest addiction of all. dwelling is sweet from the dwelling place, but remember it projects outwardly as bitterness.

move on. watch trees and count leaves,
if no one surrounds you, wait for the words “i’m your friend”
you’ll find them in familiar smelling houses and unclean mouths, sweet from morning pastries, don’t let that put you off

i have dwelled, people i don’t know, know me through two albums worth of my dwelling place. I have turned the things that burned me into product, and sold it with ribbons of cardboard, they’re not so scary then.

if your dwelling place has locked you in, look at the sky as the day is ending, it is filthy and orange and pink,
the sky is streaked with the sins of the day just been,
spattered and scrawled with car fumes and electric lights from another day of humankind’s inevitable folly.
go to sleep. all is well there

wake early,
look again,
you’ll notice the world is now blue, the sky has recovered and smells of wet grass, no longer spilled beer and words not meant,
breathe it in. its another chance, and it happens daily. just for you.
go out and swim in the mornings fresh start,
as the cars rev their engines and begin to undo it all again.
don’t pay them mind, they need to take their owners to work,
this morning’s for you
move on, into its mystery.

why do we listen to albums like mine? why do i revel in poems meant for funerals?
because others dwellings are a comfortable fix, methadone for the weary soul,
like serial killers who’ve been dead for hundreds of years, and strangers houses
other peoples pain is always more beautiful than our own
count it, rub your hands on your face, check it’s still there, still looks like you
and move on

she still exists, i see her on trains, what a wonderful thing

move on,
you will get hurt
make beauty from your dwelling place
and look forward to all the chances to get hurt again”

gloaming henson

Advertisements

Poesía

 Hoy he escuchado algo que me ha dejado estupefacto. No podría citar textualmente pero era algo de este estilo: “La poesía está muerta. Ya no la leemos, ni la escribimos, ni la escuchamos. A la gente no le gusta como antes, hemos evolucionado. Sólo la tenemos que estudiar en clase de literatura y es un coñazo.”

 

Vale, no sé por dónde empezar, todo en esta frase es falso, absolutamente todo. La poesía no está muerta y, simplemente, no puedes decir que lo esté. Como dijo un gran poeta del posromanticismo: Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía. […] Mientras exista una mujer hermosa, ¡habrá poesía!

La poesía no son un par de versos, no es un poeta o un lector. La poesía es un paisaje, una sensación, un sentimiento. Puedes encontrar poesía allá por donde vayas, en la alegre mirada de una joven enamorada, en los granos de arena de una triste y solitaria playa, en los golpes de la corriente contra un viejo puente que resiste tras tantos años los fuertes cambios…la poesía está en todas partes, sólo has de mirarla.

 

Poetas como antes parecen haber desaparecido pero sigue habiendo gente que escribe, y también hay muchos músicos – hablo de verdaderos músicos no las patrañas que se escucha en la radio o en televisión – que han pensado en poner algo de poesía en sus canciones. La música también es en cierto modo poesía, hay muchos tipos, pero consigue darte esa sensación tan especial que tiene la lírica. Hay músicos que en sí mismos son poetas. Y esto ayuda a que la poesía siga muy presente entre la muchedumbre.

La función del poeta es aspirar a proyectar dicho paisaje, sensación o sentimiento con palabras. Mas qué es la poesía sino un vago e inútil esfuerzo por representar con palabras lo irrepresentable. Hay veces que simplemente las palabras no alcanzan, hay cosas que son demasiado perfectas – o también imperfectas – como para describirlas con simples palabras. Allí está la gracia de este arte, ahí está el trabajo del poeta. Hace ya unos meses, un profesor de lenguas me pedía definir la poesía, la pregunta en sí era: ¿Qué es la poesía? Por supuesto el esperaba que los alumnos respondan con un simple: es un arte melódico en el que se expresan los sentimientos del autor mediante rimas y versos. Pero yo me veía incapaz de responder algo tan simple, porque la poesía no es tan simple, la poesía es muy complicada, por eso es tan hermosa. No quiero usar el termino perfecta porque lo considero algo irreal y que tiende a causar confusión. La perfección en sí no existe, o más bien, depende de cada ser. Tu puedes creer que cierta cosa es perfecta, y puede que lo sea para ti pero a lo mejor no para otro. La perfección del ser humano se halla en sus imperfecciones.

 

Volviendo al tema original, esta chica estaba muy equivocada y no se dio cuenta del terrible error que ha cometido, y probablemente no lo haga nunca. Esto se debe a que nunca le han mostrado las maravillas de la poesía. Siempre he creído que uno no halla el amor a la poesía hasta que no encuentra lo que llamaremos El Poema. El Poema es ese primer poema con el que te sientes identificado, como en algunos casos nos ocurre con las canciones. El Poema es diferente para todos pero causa el mismo efecto y crea un sentimiento de interés hacía el maravilloso mundo poético. Tras esto, sólo hay que ir probando y buscando hasta que encontremos el tipo de poesía que más nos guste. La poesía, al ser un sentimiento, puede ser triste, feliz, ambigua, complicada, estructurada o no, la poesía no tiene límites, es el poeta quien los pone.