Política

‘El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.’ – Albert Einstein

Últimamente se está hablando mucho de la situación conocida como YPF. El conflicto viene de la expropiación por parte del gobierno argentino de la ex-compañía argentina YPF que había sido adquirida por el grupo Repsol allí por 1999, en completa bancarrota. Cuando Repsol adquirió YPF sabía donde se metía. Sabia que tendría que gastarse miles de millones en sacar a flote la compañía y también sabía que era una muy buena inversión de la cual verían muchos beneficios, como se comprobó más tarde. Ahora, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner está intentando justificar sus acciones. Y lo hace de una manera inteligente e interesante, a la vez.

Ella recurre a lo que recurrieron muchos mandatarios en su posición. Al nacionalismo. El nacionalismo ha sido utilizado por los mandatarios durante años, o incluso siglos. En la Segunda Guerra Mundial, sin ir más lejos, era utilizado por Mussolini o Hitler para exaltar sus ideas de fascismo. Se podría decir que proclamaban algo así:

‘Nosotros somos Alemanes, somos los más grandes. Ellos nos odian, quieren derribarnos. No podemos permitirselo, somos Alemanes, somos superiores, debemos acabar con los que nos contradigan.’

Y así puede ser con cualquier otro país, sólo cambiando algunas palabras. Al escuchar esto, los borregos creen que está en lo cierto y lo apoyan a muerte. Esto tiene una base que es la educación, si los educas de tal forma que no comprendan la mayoría de las cosas, nos tendrás bajo tu control. Esto se ha hecho mucho a lo largo de la historia y se sigue haciendo. Los líderes no quieren una sociedad que piense y razone, ya que si tuviera una sociedad así, el no sería mandatario, es más no habría uno.

La sociedad no piensa, sigue corrientes. Y los pocos que sí lo hacen son criticados y apedreados. Hace poco hemos visto un ejemplo, volviendo al tema del inicio del ensayo. Un gran numero de argentinos estaban animando frente a la Casa Rosada la decisión de la presidenta. Y, sí, animando. Como si de un partido de fútbol se tratase. Todos al grito de ‘Argentina, Argentina’. A mi, desde mi posición, me cuesta escribir esto. Nunca he defendido el nacionalismo, pero siempre he intentado estar del lado de mi patria. ¿Pero esto? Esto es inadmisible. Al menos, puedo leer por la prensa, que no todos son así, es un pequeño consuelo. Pero, lo que no dudo es que esto es base de lo anteriormente mencionado. No es, del todo, culpa de los ciudadanos ser tan  ignorantes. Por poner otro ejemplo, supongo que todos recordaréis el día que se anunció el asesinato de  Osama Bin Laden, todos los americanos salieron delante de la Casa Blanca a celebrarlo, del mismo modo que pasó delante de la residencia de la presidenta argentina hace tan sólo unos días.

Esta es solo una de las tácticas políticas tan utilizadas a lo largo de la historia. Y, lamentablemente, seguirán utilizando mientras el pueblo sea tan manipulable.

Imagen: (http://manationalite.files.wordpress.com/2009/10/nacionalismo.jpg)

Advertisements