La clepsidra y el porqué

¿Por qué Dios en tu grandeza? ¿Por qué Madre Naturaleza? ¿Por qué mundo científico? ¿Por qué mi hijo ha de ser un poeta con tanto sufrimiento que ello conlleva?

La clepsidra

Antes de hablar de libertad

Hazme el favor y mira a tu muñeca

Allí probablemente encontrarás

Un dichoso aparatejo que planea:

Ve al trabajo, no hay tiempo

Para darles besos a los niños

No hay suficiente tiempo

Para amar a tu mujer

Te dicta,

¡enciende el televisor!

¡siéntate en el salón!

Come sin hablar

¡deja de pensar!

Esperando el tren

Se nos va la vida

Esperando, esperamos

Llenos de melancolía

Esperamos a que llegue

Pero ella no viene

Y el reloj suena

Hora de despertar

Dejar de soñar

Y cumplir con la sociedad

Es tan corta la vida

pero tan largo el olvido

Tu solo esperas que pida

Un nuevo segundo

Y atentamente lo escuchas

Y sigues su triste melodía

Porque te han dicho

Y te han vendido

Que así es como debe ser

Y tu nada puedes hacer

¿Me preguntas porqué?

Porque soy como esa luna

Que no se quiere ir

Aunque halla llegado el día

Sólo quiere irse a dormir

Dormir porque

Estará a tu lado

Dormir porque

No está cansado

Pero esa misma luna

Que ya nada puede sentir

Tira sus versos a la basura

Para intentar vivir

Vivir porque

Estará a tu lado

Vivir porque

Está apenado

Esa triste y melancólica luna

Más no se puede ya pudrir

Sus flores apestan como su pluma

y no puede ya dormir

Dormir porque

No estará a tu lado

Dormir porque

Ya está cansado

https://i1.wp.com/i1.sndcdn.com/artworks-000014545918-3bqyou-crop.jpg

(http://i1.sndcdn.com/artworks-000014545918-3bqyou-crop.jpg?d53bf9f)

Advertisements

Crisis cultural

Estamos en crisis desde, por lo menos, el año 2008, eso lo sabemos. El número de parados no deja de crecer, la gente que se queda sin hogar, sin dinero y, prácticamente, sin vida aumenta día tras día. Todo lo que hace el gobierno actual es echarle la culpa al gobierno anterior, como parece mandar la tradición española, deberíamos aprender de señores como José Mujica, presidente de Uruguay (os dejo una entrevista que realizó TVE hace sólo unas semanas, vale la pena verla). Estamos ante una crisis en casi todos los sentidos del término; crisis económica, política, hasta de valores. Pero sobre todo una que, personalmente, me preocupa mucho aunque parezca que a la prensa no: la crisis cultural.

 

En este país parece que sólo se habla de fútbol, con la de grandes poetas, autores y artistas en general que han surgido de estas tierras, parece que hemos perdido esa cultura tan fuerte que era la española. La gente ya no quiere leer – llegamos a casa y nos sentamos delante del televisor, comemos con la televisión a todo volumen para callar nuestros pensamientos, ya no se habla a la familia en la mesa… – tampoco queremos estudiar, los jóvenes parece que sólo pensamos en la fiesta, ahogar nuestros pensamientos revolucionarios con drogas y alcohol. Nos quejamos del gobierno – no sin razón – pero nosotros ¿qué hacemos para sacar el país adelante? Nada. A veces es aún peor, aplastamos a quienes se atreven a intentar cambiar este modelo de vida que es insufrible porque, según la prensa, sólo son unos perroflautas y drogadictos que no aportan nada a la sociedad.

Y el fútbol – ¡ah! ¡el fútbol ! – con lo bello y educativo que puede ser el deporte, se ha convertido en otra estrategia política para conseguir callarnos y obedecer mientras aprueban todo tipo de leyes que van en contra de los derechos humanos. La suma de todo esto nos lleva a un mundo muy cercano al que se figuraba Huxley en su Brave New World.  Deberíamos intentar mejorar como persona ya que sólo se consigue mejorar una sociedad mejorando individualmente como ser humano. Somos seres increíbles, con la habilidad de respirar, hablar y razonar. No dejemos que nos corten todo esto.

https://theworldformudmen.files.wordpress.com/2013/12/1383b-desinformation-cerveau.jpg

(https://theworldformudmen.files.wordpress.com/2013/12/1383b-desinformation-cerveau.jpg)

Les heures s’envolent

Assit sur un banc de la gare

je regarde les gens qui passent,

un léger sourire pour rester humain

et les trains défilent sans laisser lieu à un au revoir

 

Les heures s’envolent

un jeune homme s’endorme

une fille aux jambes tièdes

passe en me laissent sans haleine

 

Un autre train s’en va

je décide d’allumer un cigare

la fumée rempli mes poumons

et dissipe les autres

 

Le RER A arrive et je monte dans le train

les gens commencent à se pousser

et ils se parlent mal

je m’installe dans un petit coin que j’ai pu trouver

 

Dès mon coin je peut voir les gens lire

ou jouer avec leurs portables

par la fenêtre un beau paysage

pleure car personne ne l’admire

 

Je réfléchi sur l’humanité

et cette triste société

qui fait des idiots des héros

et de poètes des chômeurs

 

On arrive à la Défense

un troupeau de gens rentre

on ne peut plus respirer

et les portes n’arrivent pas à se fermer

 

Au centre de cette multitude

je me trouve dans ma solitude

les gens viens et part

sans laisser en moi aucune trace.

Une sonnerie sonne

je suis arrivé à destin

je regard ma montre

toujours en retard

 

Peu m’intéresse le temps

je préfère vivre à la dérive

puisque le temps vient

toujours avec la nostalgie

 

Dans le bus une fille

me lance un regard

elle est magnifique

mais elle ne pas pour moi

 

Je me demande

que pensent les filles

de mon regard

triste et toujours à l’écart

 

Savent-elles que je

ne suis qu’un pervers

qui ne cherche

qu’un amour vrai

 

Je ne le saurai jamais

je vais devoir rester

dans cette immense

accablante solitude

 

Je me réfugie chez moi

avec une bière à la main

j’écris ces mauvais vers

puis je remplit mon verre

 

Comme la vie est lente

et l’oubli si long

les femmes s’en vont

comme les trains aux station

https://i2.wp.com/s.tf1.fr/mmdia/i/37/9/rails-transports-sncf-train-reseau-ferroviaire-10829379lddvt_1713.gif

(http://s.tf1.fr/mmdia/i/37/9/rails-transports-sncf-train-reseau-ferroviaire-10829379lddvt_1713.gif?v=1)