¿Así que quieres ser escritor?

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

Poema escrito por Charles Bukowski.

https://i2.wp.com/www.pileface.com/sollers/IMG/jpg/bukowski019.1.jpg

(http://www.pileface.com/sollers/IMG/jpg/bukowski019.1.jpg)

Ver esos labios…

A la chica del metro

Ver esos labios tan rojos

Y tan suaves

Que combaten el otoño

Como un dúo de sables

Que se abren camino

Sin meta y sin rumbo

Pero hasta el final focejean

Para volver a brotar en primavera

 

Provocan en mi

Un antiguo deseo

Que creía extinguido

Y ver tus hermosos ojos

Tan claros y puros como la natura

Abre en mi el cerrojo

El que había cerrado mi locura

Tras tantos años de soledad

Y de por las noches llorar

El triste latido

En nada se ve reducido

 

Provocan en mi

Un antiguo deseo

Que creía extinguido

 

Y esa melena

De esperanza llena

Como las castañas negra

Que me llama

Y me nombra

Pero sin palabras

Y yo dudo

De mi y del mundo

 

Provoca en mi

Un antiguo deseo

Que creía extinguido

 

Esas piernas tuyas

Que con cuidado

Doblas sin dudas

Para causar en mi yo

Tan descuidado

Una alegría loca

 

Provocan en mi

Un antiguo deseo

Que creía extinguido

 

Y ese deseo, querida

Desconocida

Es lo que los dioses

O tal vez el hombre

Quiso llamar amor

Deseo o pasión

Para ver al hombre

Desquiciarse

Y ver un sentido

En este mundo sin rumbo

https://i0.wp.com/wtfru.fr/wp-content/uploads/2013/03/portrait-poetry-by-jamie-poole-6-600x600.jpg

(http://wtfru.fr/wp-content/uploads/2013/03/portrait-poetry-by-jamie-poole-6-600×600.jpg)