La educación

Vivimos en una sociedad demócrata, donde elegimos al máximo mandatario de un Gobierno que vela por nuestra seguridad y por nuestro futuro. Este mandatario es elegido mediante una votación, en la cual pueden participar todos los ciudadanos que cumplan unos requisitos mínimos. El gran elegido suele ser el que más cosas promete, el que mejor miente.

Algunas de las cosas que promete son, por ejemplo, que reducirá impuestos – cosa que aunque nunca cumpla y todos sepamos que no cumplirá, parece ser que a la gente le sienta bien que use mentiras a las que ya está acostumbrada las de siempre. Otra medida que suelen prometer es mejorar la educación y ayudar a los jóvenes a conseguir domicilio, a adquirir un buen empleo o, incluso, a obtener una educación mejor.

Una educación. Una instrucción perdida. La cuestión no es lo que puedas llegar a hacer tras el bachillerato, la cuestión es que te han inculcado previamente.

Voy a exponer un par de ejemplos, aunque no diga que ocurra en todas las clases, en un aula de primero de primaria se les enseña a los niños a cantar, y bailar, un famoso cántico, el conocido como Ai se eu te pego. No haría falta decir más, creo yo, pero sigamos.

He visto gente que llega a cuarto de la ESO, a punto de pasar al Bachillerato, que apenas sabe leer y escribir. Lo digo en serio. Personas con 18 años, si no han repetido más es porque no les han dejado, que no puede leer un simple párrafo sin tener que pararse y repetir unas cuantas veces. No quiero que penséis que todo es culpa suya, porque no lo es. Yo mismo he tenido que sufrir las adversidades de un sistema educativo nefasto y no es fácil. Se llega a Bachillerato con una base inexistente. Con un nivel terrible. La educación hasta la última etapa de Secundaria es horrible.

Pero no todo es culpa de – algunos – profesores. He de reconocer que también hay muchos que son muy buenos, excelentes, pero por lástima solo me pude cruzar con unos pocos.

No quería denunciar solo el hecho de que existan educadores de este tipo. Hay que reconocer que también he visto alumnos horribles. He pasado por muchos sistemas educativos, a ambos lados del globo, pero como aquí en España nunca había visto nada parecido. Estudiantes que insultan a sus enseñantes, que los tratan como basura, que los maltratan psicológica e incluso físicamente. Nunca había visto nada parecido. Además se lo toman como algo corriente.

De donde vengo, el profesor es sinónimo de autoridad, el enseñante es una persona que gasta su tiempo en ayudar, en educar, a otros por distintas razones, algunas más nobles que otras. De donde provengo se le trata con respeto e incluso admiración. Siempre hay excepciones, claro está, pero creo que nunca llegaré a entender este hecho.
Hay alumnos a los que les da igual aprender, que dicen estar haciendo la Educación Secundaria Obligatoria por ese mismo hecho, que es obligatoria. Entiendo que haya gente que no valga para estudiar, o que simplemente no le llama el conocimiento, que no quiere saber qué ocurre a su alrededor, ni porque ocurre. No le interesa aprender de los antiguos sabios, de esos que dieron su vida al conocimiento y obtuvieron respuesta. No le interesa ilustrarse con los antiguos lenguajes, y las antiguas historias. Puedo llegar a entenderlo.

Pero, tampoco hay que ser tan drástico. ¿Por qué le da tan pronto la espalda a la educación? Ya sé que es un comentario un poco cursi, o común, pero hay niños que están deseando estudiar – aprender – cosas y no pueden. Entonces, ¿Por qué se le rechaza tan pronto?

Eso es una cuestión para otro ensayo.

PD: “Hay profesores que no quieren que pensemos, hay profesores que no creen que pensemos, hay profesores que no creen que seamos capaces de hacerlo, hay profesores que quieren que pensemos, y luego, la gran mayoría, los que no piensan en nosotros.”

Foto: (http://eldiabloestaenlosdetalles.files.wordpress.com/2011/06/mafalda-democracia_5.gif)

Advertisements

4 thoughts on “La educación

  1. Tienes mucha razón en casi todo. Te escribiré una especie de artículo a modo de comentario cuando tenga tiempo.

  2. Buenas, Mudmen.

    Te hablaba hace tiempo de la soledad cultural y vive Dios que la vas a sufrir. Buen artículo.

    El porqué de todo lo que explicas es bien simple: Educación está gestionada por incultos, hombre y mujeres que, como diría Churchill, no quieren ser útiles sino importantes. Y para ser importante en España sólo necesitas un pueblo inculto y fácil de engañar. Piénsalo así: si tuvieras que dirigir un rebaño de ovejas que te da beneficios millonarios en forma de leche, queso y lana (el pueblo) y un científico inventara una píldora que las volviese inteligentes(la Educación), permitirías que tomaran esa píldora? No te suena en ese contexto que inteligencia va estrechamente unida a rebelión? Somos simples ovejas para aquellos pastores infames.

    Culturamente, España es un país que se maltrata a sí mismo. Un país donde la RAE ha de sacar pecho para defender que la lengua española no es una vulgar ramera a la que se pueda meter mano cada vez que un político o política considere un término machista o conservador. Distribuye por orden de sus Gobiernos libros de Historia que borran directamente la memoria sobre lo que fueron, cambia calles con nombres de escritores históricos porque ahora, parece ser, debe ser recordada “la roja” y entiende los idiomas del Estado como una afrenta, algo a eliminar, por Dios y por España cuando idiomas milenarios como el euskera deberían ser protegidos como un tesoro vivo. Recuerdo ahora una frase catalana: “Aquellos que no quieren que leamos, hablemos o pensemos en catalán son los mismos que no quieren que leamos, hablemos o pensemos”.

    Son tan atrevidos (atrevida es la ignorancia) que aprovechan el patriotismo español como venda para los ojos de todo aquello que no quieren que los españoles vean. Y los patriotas, pocos, pero algunos, caen. No puede explicarse de otra manera la portada de La Razón ante la huelga: “Trabaja por España”. España, que así de orgullosa debería mostrarse por haber tenido los mejores escritores de la Historia, ahora los arrincona y olvida. ¿De qué se enorgullecen, los que aún se enorgullecen, si no recuerdan lo que fueron? ¿No esesa actitud tan vulgar como la admiración romana hacia su Emperador cuando éste sólo les ofrecía pan y circo?

    Me preguntó una vez un alumno que quién era ese tal Quevedo, que le sonaba y no sabía de qué. España ha cometido el mayor genocidio cultural de la historia. ¿Qué puedes esperar entonces de la educación de ese país? . Se necesitarían siglos y políticos dispuestos para arreglar esta terrible decadencia. Y no los hay, así que podemos imaginarnos el panorama.

    De los profes ya hablaremos otro día, pero lo de los profes incompetentes te lo puedo resumir en una sencilla igualdad:

    buen sueldo+amplias vacaciones+ausencia de vocación= profesor que pasa de explicar porque no sabe ni de qué va el asunto.

    Investiga, si te place, y pregúntale a un profesor de ése tipo alguna cosa que se salga del temario oficial. La respuesta será de traca.

    1. Coincido plenamente. Creo que tienes razón en todo. Y me ha gustado mucho esa frase de ‘Aquellos que no quieren que leamos, hablemos o pensemos en catalán son los mismos que no quieren que leamos, hablemos o pensemos.’ Pienso que tiene mucha razón, y habla sobre un tema muy polémico, aunque no entiendo porqué lo es. Yo creo que es magnifico que en un país se hablen diferentes idiomas, y no tiene porque ser un método más de discriminación. La gente que insulta, o critica, este hecho son patriotas incultos que siguen las palabras de otros más incultos todavía y, perdón por la expresión, pero son estúpidos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s